Blog

Empieza aquí el cambio que buscas, te ayudamos a conseguirlo.

Terapia de Pareja. Solución de conflictos II

terapia pareja

Cuáles son los problemas de pareja más comunes y su solución.

 

Una de las terapias más demandadas en  nuestro centro de psicología en Valencia es la terapia de pareja. Y es que, las relaciones no son fáciles y tener problemas en este ámbito puede generar un gran malestar en las personas. Una de las principales cuestiones a trabajar en el tratamiento de los problemas de pareja es la resolución de conflictos (ver parte I). Es importante que ambos miembros de la pareja sepan abordar los problemas de un modo constructivo y orientado hacia la solución.

 

Retirada y evasión: jugando al escondite

La retirada y la evasión son manifestaciones diferentes de un patrón en el cual uno de los cónyuges no se muestra dispuesto a entrar o a permanecer en una discusión importante. La retirada puede ser algo tan obvio como levantarse e irse o algo tan sutil como “desconectarse” durante una discusión. Quien se retira tiende a permanecer durante la discusión o puede aceptar rápidamente una sugerencia solamente para terminar la conversación, sin intención real de cumplirla.

La retirada y la evasión las presentan personas que no quieren abordar los problemas.

La evasión refleja la misma resistencia a participar en ciertas discusiones, con un mayor énfasis en tratar de evitar, ante todo, que tenga lugar la conversación. Una persona propensa a la evasión prefiere que el tema difícil no se plantee nunca, y si se plantea, puede manifestar los signos de retirada.

 

Ejemplo:

Paula: ¿Cuándo vamos a hablar de la forma en que sacas tu mal genio?

Santi: ¿No puedes esperar? Tengo que trabajar en los impuestos.

Paula: Ya he planteado ese tema por lo menos cinco veces. ¡No, no puedo esperar!

Santi: (Un poco tenso) En cualquier caso, ¿sobre que hay que hablar? Eso no es asunto tuyo.

Paula: (Frustrada y mirando de frente a Santi) Nuestra hija es asunto mío. Tengo miedo de que pierdas el control y puedas llegar a hacerle daño, y tú no haces nada para controlar mejor tu mal genio.

Santi: (Alejándose y mirando por la ventana) Yo quiero a nuestra hija. Ahí no hay ningún problema. (Saliendo de la habitación mientras habla).

Paula: (Muy enfada, siguiéndolo). Necesitas conseguir alguna ayuda. No puedes simplemente esconder la cabeza como las avestruces.

Santi: No voy a discutir nada mientras estés así. Voy a salir a tomar algo y a buscar un poco de tranquilidad.

Paula: (Alzando la voz, enfadada). Háblame, ahora. Estoy cansada de que te vayas cuando estamos hablando sobre algo importante.

Santi: Yo no estoy hablando, estás hablando tú. Es más, estás gritando. Te veo más tarde.

 

El miembro de la pareja que persigue es el que pone sobre la mesa, con más frecuencia, temas de discusión, o llama la atención sobre la necesidad de tomar una decisión sobre algo. El que se retira es el que tiende a evitar estas discusiones o a acabarlas.

 

  • Cómo se puede evitar la retirada

 

Es importante comprender que en una pareja un miembro no es independiente del otro. Los actos de uno producen reacciones en el otro y viceversa. Por esta razón, tendrán mucho mayor éxito si trabajan juntos para cambiar o evitar las actitudes negativas. Los que se retiran no disminuirán su evasión a menos que los que persiguen plantear los problemas dejen de haberlo o lo hagan de manera más constructiva. Los que persiguen, por su parte, se verán en dificultades para disminuir la presión a menos que los que se retiran asuman más directamente los problemas existentes.

 

Ejemplo:

Santi: Está bien. Veo que estás realmente frustrada con esto y necesitamos hablarlo.

Paula: ¡Perfecto!

Santi: Es verdad que lo necesitamos, pero en este momento no tengo ánimos. ¿Qué te parece si acordamos hablarlo esta noche?

Paula: ¿De verdad?

Santi: Si, si no me hablas más de ello hasta entonces.

Paula: Esta bien, acepto la propuesta.

 

Este es un patrón mucho más constructivo que da a cada uno lo que quería. Santi obtuvo tiempo para calmarse y poder pensar sobre cómo veía los problemas de su humor con su hija. Paula logró la conversación que buscaba, pero a una hora a la que Santi podría participar de manera más constructiva. Paula tuvo que dejar de perseguir por el momento y Santi aceptó dejar de evitar la conversación. Este plan funcionó bien porque ambos cumplieron, hicieron lo que habían acordado y trabajaron en equipo para cambiar el patrón negativo.

 

Interpretaciones negativas: cuando la percepción es peor que la realidad

 

Las interpretaciones negativas ocurren cuando un miembro de la pareja cree, permanentemente que los motivos del otro son más negativos de lo que en realidad son.

 

Ejemplo:

Nuria: Deberíamos reservar los billetes de avión para visitar a mis padres esta Navidad.

David: (Pensando en su problema económico) He estado pensando si este año podremos permitírnoslo.

Nuria; (Furiosa) Mis padres son muy importantes para mi, aun cuando a ti no te gusten, Yo voy a ir.

David: Me gustaría ir, pero no se como pagar los billetes de avión y el dentista.

Nuria: ¿No puedes ser sincero y admitir que simplemente no quieres ir? Sólo admitelo. No te gustan mis padres.

David: Estoy pensando en el dinero, no en tus padres.

Nuria: Esa es una excusa muy oportuna. (Sale del cuarto muy enfadada).

 

¿Qué puede decir o hacer David para cambiar las cosas mientras Nuria piense tan radicalmente que a él no le gustan sus padres?.

En este caso, David quiere estudiar la decisión que deben tomar desde el punto de vista económico, pero la interpretación de Nuria es más fuerte que su habilidad de comunicarse eficientemente y llegar a una decisión que los haga felices a los dos.

Cuando las relaciones se vuelven más difíciles, las interpretaciones negativas crean un ambiente de desesperanza y desmoralización.

Muchas de las cosas positivas de la pareja se vuelven negativas por las interpretaciones que hacemos.

Puede pasar que aunque en una pareja existan cosas buenas, nada de lo que haga cualquiera de sus miembros sea visto de manera positiva por el otro.

En general, en las parejas, no se hacen cosas de forma rutinaria e intencionada para frustrar al otro. Lo que es mucho más frecuente es que los actos de uno de sus miembros sean interpretados negativa e injustamente.

Las interpretaciones negativas, son muy destructivas en gran parte porque son muy difíciles de demostrar y contrarrestar una vez que se enraízan en la relación.

Las personas tenemos una gran tendencia al “sesgo de confirmación”, que consiste en buscar evidencias que confirmen lo que de antemano pensamos que es cierto respecto a una persona o a una situación. Podemos estar equivocados en nuestros supuestos, pero todos tenemos creencias y expectativas formadas en relación con las razones por las cuales aquellas personas que conocemos bien hacen lo que hacen.

En algunas relaciones, las parejas tienen una tendencia a no tener en cuenta las cosas positivas que ven, atribuyéndoles causas tales como la casualidad antes que atribuirlas a cualquier característica positiva de su pareja.

 

  • Luchando contra las interpretaciones negativas

No estamos defendiendo cierta clase de “pensamiento positivo” irreal. No puedes simplemente sentarte a esperar que tu pareja cambie comportamientos realmente negativos, pero podrías llegar a considerar que los motivos de tu pareja son más positivos de lo que estás dispuesto/a a aceptar.

La cuestión de fondo en las interpretaciones negativas es que el comportamiento positivo es visto negativamente, y el comportamiento negativo es visto como una extensión de falta de carácter, incluso si la intención real es positiva.

Para trabajar las interpretaciones negativas planteate si estas siendo muy duro/a con tu pareja, intenta buscar evidencias positivas y analiza tus motivos personales para pensar de ese modo.

En primer lugar, debes preguntarte si eres excesivamente negativo/a en tu interpretación de los actos de tu pareja. En segundo termino, debes esforzarte en buscar alguna evidencia que sea contraria a la interpretación negativa que usualmente tienes. Por ejemplo, si crees que a tu pareja no le importan determinadas cosas y generalmente ves sus actos bajo esa luz, necesitarás buscar evidencias de lo contrario. ¿Hace tu pareja cosas que te gustan a ti? ¿Podría esto deberse a que tu pareja está tratando de dar fortaleza a vuestra relación?. De ti depende examinar tu interpretación del comportamiento que otros pueden calificar como obviamente positiva.

Claro está, las interpretaciones negativas pueden ser correctas. Pero supongamos que empiezas a sospechar que estás siendo muy duro/a con tu pareja. Un tercer paso constructivo que puedes dar es preguntarte si puedes tener algunas razones personales para mantener un patrón de interpretaciones negativas con tu pareja. Si eres injusto/a debe haber alguna razón. Tal vez aprendiste cierto estilo de pensamiento cuando estabas creciendo. Tal vez tengas alguna necesidad profunda de verte a ti mismo como el que realmente cuida la relación. Tal vez quieras sentir compasión por ti mismo y pensar en ti como una/a martir. Esta clase de reflexiones sobre ti mismo/a puede ser difícil, pero puede ser muy productiva si logras descubrir por qué persistes en ver las cosas negativamente.

 

Cómo se erosionan los sentimientos positivos en la pareja: el efecto a largo plazo de los patrones negativos

 

Contrariamente a la creencia popular, las cosas positivas en un matrimonio no se desvanecen lentamente y sin razón alguna. La razón principal de fracaso de las relaciones de pareja reside en que el conflicto se maneja mal. Con el tiempo, estas conductas erosionan constantemente todas las cosas buenas de la relación.

Por ejemplo, si las parejas, de manera rutinaria, acuden a la intensificación, cuando surgen los problemas pueden llegar a la conclusión de que es más fácil simplemente no hablar. Al fin y al cabo, hablar les lleva a pelear, ¿no es verdad?. Cuando los miembros de la pareja se interesan más en salirse con la suya, la invalidación se convierte en un arma que se empuña fácilmente. Con el tiempo, ningún tema parece seguro.

No sólo muchas parejas manejan mal los problemas, también puede no disponer de tiempo para discutirlos o llegar a un acuerdo respecto a cómo deberían abordarlos.

Cuando los patrones negativos no se cambian, la verdadera intimidad y la comunicación mueren, y las parejas se acostumbran a la soledad y al aislamiento. Si queréis mantener una relación sólida o renovar una que está flaqueando, debéis aprender a combatir comportamientos destructivos tales como los que hemos descrito.

Esperamos que los artículos sobre solución de problemas en pareja te hayan resultado útiles. Puedes intentar poner en práctica estas estrategias o buscar ayuda profesional que os oriente en vuestros problemas.

 


Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 14 =

taller habilidades sociales niños

Taller de habilidades sociales para niños. Actividades.

Ejercicios para la primera sesión de un taller de inteligencia emocional para niños. En nuestro centro de psicología en …

felicidad claves

Las cinco claves para ser feliz.

Buscar la felicidad es algo que todos hacemos pero que nadie nos ha enseñado. Todas las personas que vienen a nuestro Centro …

adolescencia características problemas

Adolescencia. Características y problemas.

Cambios en la adolescencia y posibles complicaciones La adolescencia es un periodo de cambios físicos y psicológicos que …