Blog

Empieza aquí el cambio que buscas, te ayudamos a conseguirlo.

Dependencia emocional, nueve claves para detectarla

dependencia emocional

La dependencia de pareja es uno de los problemas emocionales que más trabajamos en consulta. Es un problema del que se está empezando a hablar desde hace relativamente poco tiempo. La dependencia psicológica de la pareja siempre ha sido un tema “tabú” o “cosas privadas”.

Muchas personas acuden a nuestra consulta de psicología en Valencia por problemas de pareja, cuando en realidad debemos trabajar la dependencia emocional de alguna de las partes o de ambas.

Por ello, es frecuente que las personas que nos piden ayuda para solucionar la dependencia emocional no le pongan nombre a lo que les pasa. Me cuentan que no están a gusto con su pareja, que discuten mucho, que no les hace caso, etc. Pero no saben exactamente las características de la dependencia emocional. Si estás leyendo esto, seguramente tú también tienes ciertas dudas, ¿soy dependiente de mi pareja?, esto es lo que tendría que pasarte:

1) Priorizas a tu pareja sobre cualquier otra cosa.

Tu vida gira en torno a tu relación. A penas puedes recordar como era antes de tener pareja ya que has dejado tu rutina anterior para adaptarla a las necesidades y demandas de la otra persona.

2) Tienes deseo de acceso constante.  

Necesitas estar en contacto con tu pareja el mayor tiempo posible. Existen pocos momentos en los que estés sin él/ella. Si estáis separados por trabajo o compromisos, hay contacto constante por teléfono o whatsapp. Necesitas saber en todo momento donde está y  que está haciendo. A veces tienes la sensación de no saber hacer las cosas solo/a, o que si no haces una actividad con tu pareja no te llena.

3) Idealizas a tu pareja.

Piensas que tu pareja es perfecta. Realmente eres muy consciente de que no es así, ya que sería imposible y ves “fallos” todos los días. Lo que pasa es que magnificas las cosas positivas y minimizas las negativas. Cuando hace algo que te gusta o que encaja con tu idea de pareja lo alargas en el tiempo y cuando hace algo “malo” le quitas importancia y se te pasa en seguida. Si analizas las situaciones, tienes una visión poco objetiva de esa persona y de vuestra relación.

4) Eres sumisio/a.

Como idealizas tanto a tu pareja llegas a caer en la sumisión. Priorizas todo lo que tiene que ver con vuestra relación, organizas tu tiempo en función a él/ella, dejas de hacer actividades o salir con otras personas, si hay alguna discusión acabas por darle la razón para que “todo este bien”, etc.

5) Tienes pánico al abandono.

Tienes mucho miedo a que te deje o a quedarte solo/a. Por ello, da igual lo tóxica que pueda ser la relación de pareja. Sueles ceder para encontrar el equilibrio. Han existido muchas situaciones conflictivas que no te han gustado, incluso que te han hecho pensar en la ruptura, pero esa idea te horroriza, por lo que finalmente decides resignarte y seguir adelante con la relación.

6) Presentas síndrome de abstinencia tras la ruptura.

Si tu pareja te deja lo pasas muy mal y sufres ansiedad y tristeza intensa y constante. No puedes quitarte de la cabeza la idea de volver a tener contacto con esa persona y retomar la relación lo antes posible sean cuales sean las condiciones de la vuelta.

7) Tienes baja autoestima.

No te sientes capaz de hacer ciertas cosas, tienes un concepto pobre de ti mismo y no te valoras lo suficiente. Esto hace que busques seguridad en tu pareja para que refuerce tu valía y capacidad.  “Si él/ella me quiere es porque soy buena persona”, “si voy con él/ella a X sitio podré hacerlo”, etc. Esa seguridad es falsa ya que delegas la responsabilidad en otra persona y además es una trampa, ya que nunca te vas a dar cuente que tú eres capaz de muchas más cosas de las que crees.

8) Te da mucho miedo a la soledad.

La soledad te provoca miedo y ansiedad. Tienes pensamientos como “estar solo es horrible”, “nunca encontraré a nadie”, “nadie me querrá”, etc.

9) Necesitas agradar.

Siempre estas pendiente de que todo el mundo esté a gusto, por encima de tus propias necesidades. Necesitas sentirte aceptado/a, sobre todo por tu pareja. Necesitas aprobación constante de esa persona y si no es así, cambias la conducta, lo que hace que tu personalidad vaya desapareciendo.

Conclusiones

Si te has identificado en estas 9 características de la dependencia emocional es importante que pidas ayuda. Es muy complicado salir de este círculo solo/a.  Te recomiendo que busques a un psicólogo cognitivo- conductual. Mediante la terapia cognitiva trabajamos todos los pensamientos que están haciendo que necesites una relación de pareja de una forma que no es adaptativa. De este modo, conseguirás sentirte libre, con alta autoestima y recuperando el control de tu vida.


Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + ocho =

limites niños

Cómo poner límites a los niños

Cómo poner límites a tus hijos de manera respetuosa Lo límites ofrecen seguridad a los niños. Los más pequeños están …

habilidades sociales niños

Taller de habilidades sociales para niños en Valencia

Taller de habilidades sociales e inteligencia emocional para niños en Valencia Otro año más, comenzamos el curso escolar …

etiquetas niños

Etiquetas en los niños

El peligro de poner etiquetas a los niños En nuestra consulta de psicología en Valencia trabajamos el tema de las etiquetas …